AL MOMENTO

NO HAN SIDO ATENDIDOS LOS ELEMENTOS DE LA GUARDIA NACIONAL



En un informe que rindió el Presidente del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública en Baja California, Roberto Quijano Sosa, ante medios de comunicación, destacó la observación de que el gobierno estatal, y el municipal de Tijuana, sí tienen suficiente presupuesto para combatir la delincuencia.


Eso, además del respaldo que ha dado el gobierno federal, con el envío de 4 mil militares de la Guardia Nacional a esta entidad, pero, que, por desgracia, ninguna autoridad previó la atención digna de necesidades de un lugar adecuado dónde dormir, hacer sus necesidades fisiológicas y comer.


Luego de observar que la Guardia Nacional sí logra disuadir, y la prueba es que hay una disminución de la incidencia delictiva, Roberto Quijano aclara que los militares no tienen funciones de investigar delitos ni perseguir a los delincuentes, por lo que, sigue la preocupación de lo que va a pasar cuando se vayan.


Esa inquietud se debe a que, pese a contar con suficiente presupuesto, persisten los problemas de descoordinación entre las corporaciones policiacas, y, sus resultados, sin los militares, son “pobres”, y se tiene el fundado temor de que la incidencia delictiva se vuelva a “disparar”.


Quijano Sosa hizo varias precisiones de estadísticas delictivas en la entidad, que, entre otras cosas, indican que, la medición de delitos por densidad de población, arroja que Playas de Rosarito sigue siendo el municipio más violento del estado.


Luego siguen: Tecate, Mexicali, Tijuana y Ensenada, en ese orden; es decir, aunque en Tijuana se cometen más homicidios, es una ciudad con casi 3 millones de habitantes, de tal manera que, en proporción de delitos por cada 100 mil habitantes, se encuentra en el cuarto lugar.


En lo que se refiere a tipos de delitos, advirtió que es lamentable que el gobierno estatal no hace nada por cumplir los compromisos que implica la Alerta Ámbar. 


“No se ha legislado en las normas respectivas, no han establecido protocolos, ni cuentan o no aplican estrategias, ni se ha provechado infraestructura y otros recursos”.


Baja California ocupó el pasado año 2021 el primer lugar en asesinatos de mujeres, pero, desgraciadamente, muy pocos fueron calificados como “feminicidios”, de tal manera que, irónicamente, en razón de violencia de género, ocupa el tercer lugar nacional.


Sobre el mal manejo “gerencial” de los recursos en el estado y el municipio, el Presidente estatal del Consejo Ciudadano de Seguridad Pública precisó que para la Secretaría de Seguridad Pública se destina este año 2100 millones de pesos, y, para la Fiscalía General del Estado, 2300 millones de pesos, en tanto que, solamente la Secretaría de Seguridad en Tijuana cuenta con presupuesto de 1400 millones de pesos, y, a pesar de todo eso, no se ven todavía buenos resultados.

No hay comentarios.