AL MOMENTO

VIOLENCIA EN EL NOVIAZGO, PUEDE GENERAR SECUELAS NEUROPSICOLÓGICAS

 




En México 76% de las adolescentes entre 15 y 17 años ha sufrido violencia psicológica, 17% sexual y 15% física.


Ser víctima de violencia en el noviazgo, sobre todo durante un tiempo prolongado, puede generar secuelas neuropsicológicas y a nivel cerebral. 


Esto también ocurre con otras situaciones que tienen como característica la violencia y afectan la capacidad de reflexionar, de tomar decisiones, planear a largo plazo y también afecta a otros procesos cognitivos como la memoria.


Ante la celebración del Día del Amor y la Amistad, Stephanie Padilla, Maestrante en Neuropsicología en CETYS Universidad Campus Tijuana, refirió que hay un fuerte estigma cultural en México, pues se cree que las personas que son violentadas por su novio, novia, esposo, esposa o pareja es porque aceptaron estar en ese círculo de violencia, sin embargo, desmintió que esto ocurra así.


“En un momento de violencia, se vive en estrés muy elevado, y esto puede causar alteraciones en diferentes áreas del cerebro, afectando procesos como memoria y funciones ejecutivas, lo cual influye en la toma de decisiones y la manera en que responden. Cuando eres víctima de violencia no distingues conscientemente que eso no se siente bien, pero no tienes la suficiente capacidad para alejarte”, consideró.


Una vez que ocurre un episodio de violencia, la persona decide aceptar o rechazar esa situación, al normalizarse, dejan de notar la violencia incluso en sus inicios, por ejemplo, situaciones incómodas o en los que se humilla a la pareja. 


Así, luego de un tiempo, las personas pueden presentar problemas para concentrarse, para tomar decisiones, planear el futuro, y todo ello es consecuencia de tantas situaciones de violencia.


“En una persona que ya fue víctima, que la padece de forma constante, vamos a encontrar reacciones como paralizarse, no responder a la agresión o no saber cómo actuar, y no tendrá la misma reacción que una persona que la vive por primera vez”, comparó.


Una persona puede tener más problemas para salir de un noviazgo o relación con violencia, cuando le tocó vivir otras relaciones que también fueron violentas, ya sea en la familia, en la escuela, con las amistades o de la misma sociedad, ya que culturalmente se estigmatiza que si pasan por ello, es por que así lo desean. “No es que no quieran salir, es que en realidad fue una modificación de la violencia a nivel cerebral”.


Por último, recalcó que aunque las personas digan “el amor duele”, la realidad es que éste no debe doler, y no hace válido pasar por tales situación de violencia.


ESTADÍSTICA

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señalan que 3 de cada 10 adolescentes denuncian sufrir violencia en el noviazgo. 


Mientras el Sistema Nacional de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes en México, refirió en 2019 que el 76% de las adolescentes entre 15 y 17 años ha sufrido violencia psicológica, 17% sexual y 15% física.

No hay comentarios.