AL MOMENTO

"UN HOMBRE EN TODA LA EXTENSIÓN DE LA PALABRA"

 


Por Dom Johnson/Corresponsal Santa Clara

Los sueños de Cristian Joel de establecer una vida en Tijuana terminaron cuando perdió la vida en el camionazo registrado el martes por la noche en el Boulevard 2000.

Cristian Joel Arellano, de 22 años, llegó a Tijuana con el objetivo de establecerse en la frontera proveniente de su natal Durango.

En busca de mejores oportunidades, obtuvo uno de sus primeros trabajos en uno de los restaurantes ubicados en el colectivo de la avenida principal en esquina con calle Nogal.

Para Cristian Joel, el viaje a Tecate con sus compañeros de trabajo representaba un reconocimiento al esfuerzo y la oportunidad de convivencia fuera del restaurante.

Ni el propio joven de 22 años ni su familia sería la última ocasión en que lo verían con vida o que ya no volverían a verlo con una sonrisa mientras descendía del autobús. Lejos de como lo imaginaron, la siguiente imagen que tuvieron de Cristian Joel fue la de su cuerpo sobre una de las planchas de Servicio Médico Forense.

“No es por echarnos flores, ni mucho menos, pero era un hombre en toda la extensión de la palabra mi niño, un hombre con muchos sueños, muchas metas, muchos logros aquí en Tijuana”, aseguró su abuela, en las afueras de SEMEFO.

Con el dolor de la pérdida, llegó la frustración por el actuar del conductor del autobús, a quien la abuela recriminó por el descuido que le costó la vida a siete personas.

“Él era de Durango, lo entendemos porque es el destino de Dios, pero no podemos entender por qué, por la imprudencia de un chofer, tenía que acabar con la vida de nuestros hijos”, lamentó.

Hasta el momento, el conductor se mantiene prófugo de la justicia.

No hay comentarios.