AL MOMENTO

TIJUANA SE PINTÓ DE GUINDA... Y DE ROJO

 


Durante la mañana del domingo, día de votaciones en Baja California, el secretario de gobierno del estado, Amador Rodríguez Lozano, anunciaba una jornada electoral tranquila y pacífica: la realidad distaba mucho del anuncio.

Mientras el gobierno del estado aseguraba un clima de tranquilidad en los sufragios, de forma simultánea se reportaban cuatro hallazgos de restos humanos, incluidas una cabeza cercenada y otros miembros en dos casillas diferentes, en el fraccionamiento Terrazas del Valle.

 

La situación no se detuvo con los restos encontrados en la Zona Este: a lo largo del domingo, en Tijuana se registraron catorce muertes.

 

Un día más tarde, el lunes por la mañana, el gobernador del estado, Jaime Bonilla Valdez, atribuyó los hechos violentos a uno de los candidatos a la gubernatura, Jorge Hank Rhon.

El fiscal general del estado, Guillermo Ruiz Hernández, no coincidió con el mandatario.

 

El “Titi”, como de cariño lo llaman sus amigos, explicó que si se tuvo una jornada con múltiples ejecuciones en Tijuana (más de las recurrentes), sin embargo, no estuvieron relacionadas con el proceso electoral y no evitaron que se desarrollara o que la gente saliera a votar.

 

Al finalizar el sufragio, Morena obtuvo el triunfo en todas las candidaturas disputadas en Tijuana y en Baja California.

Si bien el estado pintó nuevamente de guinda, es un hecho que, sea cual sea el partido en turno en el poder, el color que predomina en las ciudad es el rojo de la sangre de las cientos de asesinados que acumula el año; en los primeros siete días de junio, ya suman 53 personas asesinadas, lo que representa 878 en 2021.

No hay comentarios.