AL MOMENTO

ASALTAN A DEPORTISTAS DEL CAR EN LA VILLA ATLÉTICA

Adriana Cruz T.

El hermetismo reina de nueva cuenta en el seno del Instituto del Deporte y la Cultura Física, al trascender extraoficialmente que en días pasados se registró un robo a mano armada en las  instalaciones del Centro de Alto Rendimiento.

No hay mayores detalles. Sin embargo, se supo que este martes, elementos policiacos se dieron cita al interior del complejo deportivo ubicado en Mesa de Otay.

Fuentes cercanas indicaron que al menos cinco uniformados recorrieron el área de la Villa Atlética, donde presuntamente, se perpetró el ilícito y se sustrajeron varios objetos.

El asalto, presuntamente, se cometió con arma blanca alrededor de las 3:00 de la mañana del pasado sábado, y al parecer hurtaron una computadora  y teléfonos celulares.



De los afectados o afectadas no se sabe aún nada con precisión, pero argumentan que fue una entrenadora. Se habla también de tres atletas afectadas que se encontraban en una concentración para el fin de  semana.

De resultar cierto, sería algo inaudito en un inmueble que, inclusive  en las etapas más críticas en materia de seguridad en la ciudad de Tijuana, lució prácticamente blindado gracias a la participación en  conjunto con las Secretarías de Seguridad Pública Municipal, las  agencias de seguridad privada contratadas para tal labor y el personal de planta de la propia institución para cumplir con esta tarea.

Pero, ¿qué sucedió? No se sabe si por negligencia o por austeridad se decidió despedir desde inicios de la administración "Gonzalista" a varios empleados que cumplían con esta función por más de una diez años, sin que se reportaran incidentes tan graves, como del que se habla extraoficialmente.

El hermetismo ha sido tal que, argumentan las fuentes cercanas "no quieren que se sepa, quieren dejarlo todo debajo del tapete, y que en la coordinación administrativa, les están indicando que no digan nada", expusieron.

"Ellos tienen miedo de que se hagan públicos todos los problemas y las irregularidades que hay en el CAR y en el instituto, cada vez que hay un problema".

Dicen que los amantes de lo ajeno también tenían lista una carretilla con herramienta y que las atletas hospedadas bloquearon las puertas con los burós para resguardarse.

De la denuncia no hay rastro aún, pero comentan también que personal administrativo se habría trasladado a la fiscalía entre el lunes y  martes para interponerla ante el Ministerio Público, pero con total sigilo.

Esta misma actitud sigilosa ha reinado desde noviembre de 2019, aseguran en el INDE. Un usuario del complejo acuático, al parecer habría sufrido un infarto. No se sabe a ciencia cierta si hubo atención médica o primeros auxilios. 

Las "autoridades" deportivas se lavaron las manos y argumentaron  que el usuario falleció horas después en el hospital a donde fue trasladado. 

Luego vinieron las omisiones y falta de criterios de limpieza y cuidado en instalaciones como la Ciudad Deportiva en Mexicali. Un entrenador falleció a consecuencia de la Pandemia. 

Sus atletas movieron cielo, mar y tierra para velarlo con dignidad. La dirección general del instituto respondió a la revista Proceso con pretextos, una vez más “lavándose las manos”.

No hay comentarios.